Álvaro Palacios, el lenguaje del vino

Hace unos años en Atauta, en la ribera del Duero soriana, pudimos catar los telúricos y emocionantes Dominios de Atauta de Bertrand Sourdais y de nuevo los magníficos vinos de Álvaro Palacios. A mi lado otro peso pesado, Quim Vila.  Cuando por fin llegamos al sublime L ́Ermita 2005 (2,2 ha. de viñedo a 500 metros de altitud orientadas hacia el norte y el este, frente a la Sierra de Monsant, que dan para 7 barricas o lo que es lo mismo 1900 botellas), Álvaro tomó su copa, examinó cuidadosamente su contenido, la acercó a su nariz y tras unos instantes abrió los ojos para a continuación tomar un sorbo generoso que acunó con fruición en su boca. Las notas de cata, que a duras penas pude tomar, reflejan el conocimiento de la intimidad de este vino y la aptitud de su creador para describir sus sensaciones:

L ́Ermita 2005 (Gratallops-D.O.C.Priorato) Garnacha (90%) y Cabernet Sauvignon (10%). “Es tipificación, precisión, localización, definición de una zona, de una historia y una tradición que impone respeto y ante la que no somos nadie… Un vino musical, melódico; de color abierto y nariz “muy cerradita” pero pura, fragante, limpia y llena de fisuras por donde escapan brisas de frutas mediterráneas crujientes. En boca, trama fluida, sutileza. Una frágil consistencia en la que aún mostrando mucha riqueza, resulta etéreo. Rasgos de misterio, de estimulación; nos abre a los sentimientos, a lo emocional, es el espejo de la historia. Seducción, espiritualidad…, no esta sólo en tu boca sino en todo tu ser. En su juventud es una cazuela de frutas crujientes, fresco, especiado… Carnoso, morfológico, con formas, curvas, volumen, sensual, insinuante… Es un bloque de terciopelo, se cata con la cabeza no con la boca; complejidad de equilibrios…”

Hay descripciones que valen para describir mil vinos, ésta es única y para un vino único. Creo que es un lenguaje fantástico y evocador. Con el, Álvaro Palacios nos anticipa otro tipo de acercamiento a los grandes vinos del mundo, como este L ́Ermita; el disfrute intelectual, la meditación, la introspección, la búsqueda de la bondad, de lo exclusivo, de lo especial…

¡Salud!
Ricardo Moreno Serrano
Sumiller de Valentín Moreno e Hijos, S.L